Trucos para aliviar el dolor de las muelas del juicio

 Las cordales o muelas del juicio corresponden al tercer molar y suelen ser las últimas en salir, principalmente entre los 16 y 25 años, aunque en muchos casos puede atrasarse la salida. No suelen provocar dolor siempre y cuando tengan el espacio suficiente para que crezcan adecuadamente. Sin embargo, hay casos que pueden llegar a ser muy molestos causando irritación e inflamación, y en el peor de los casos, por falta de espacio, el dolor puede ser mayor, por lo que es importante acudir al dentista para seguir el mejor tratamiento para ello. A continuación, os damos algunos trucos caseros para que las molestias que te puedan causar puedan aliviarse, al menos, hasta que acudas al dentista.

 

¿Cómo saber que van a salir las muelas del juicio?

Siempre que notes cualquier dolencia en la boca es importante no dejarlo pasar y acudir al dentista cuanto antes para evitar que el dolor sea mayor. La muela del juicio puede provocar dolores en la zona donde se encuentra, hinchazón o enrojecimiento de la encía, dolores de cabeza y oído de la zona de la muela del juicio que esta saliendo, inflamación de las mejillas e incluso dolor al abrir y cerrar la boca e incluso mal aliento.

Remedios naturales para aliviar las molestias

Uno de los remedios caseros más populares son los enjuagues bucales con agua tibia y sal, lo que resulta un truco muy aliviador, calmando y reduciendo la inflamación en la zona. Este desinfectante natural ayuda a matar las bacterias y otros gérmenes. Disuelve media cucharadita de sal y media de bicarbonato de sodio en un vaso de agua tibia. Remuévelo muy bien y haz gárgaras y enjuague bucal varias veces al día.

El aceite de clavo de olor es otro remedio muy efectivo para calmar el dolor intenso de muela del juicio o cualquier dolencia dental, ya que este producto natural contiene grandes cantidades de eugenol, una sustancia que actúa como un fuerte analgésico y calmante natural. Además, tiene propiedades anti-inflamatorias y anti-bacterianas, por lo que también reduce la inflamación de las encías y combate la placa bacteriana. Vierte un poco de aceite de clavo de olor en un algodón y aplícalo directamente sobre la zona afectada. Repítelo varias veces al día y siempre con la boca bien limpia.

Como cualquier tipo de inflamación, el frío del hielo es muy recomendable. Pon algunos cubitos de hielo sobre un trapo fino de algodón y aplícate el frío sobre la mejilla del lado inflamado, lo que ayudará a reducir la hinchazón y las molestias.

Recuerda que si el dolor persiste o es más intenso acude a tu dentista. Normalmente, un analgésico común o incluso un anti-inflamatorio pueden ser buenas soluciones médicas contra el dolor, siempre y cuando tu dentista o médico te lo recomiende. Evita la automedicación. En las farmacias, también puedes encontrar cremas o espráis anestésicos indicados especialmente para combatir este tipo de dolores. Aplícatelo según prospecto e indicaciones del farmacéutico. Te ayudará a reducir el dolor hasta que puedas asistir a la clínica dental.

En Molina Clínica Dental estamos para solventar cualquier dolencia bucodental. Si notas alguno de los síntomas que os hemos explicado llámanos y pide cita para que podamos solucionar el problema antes de que este empeore o los dolores sean más intensos. Llámanos al 954 361 402 o acude a nuestra clínica en la Avenida de Pino Montano, 10, en Sevilla capital.

0 comentarios
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?